El tomate de colgar (tomata de penjar) es un producto típico de la localidad de Alcalà de Xivert, diferenciado con otras clases de tomates por su calibre, piel, color, larga duración de conservación (entre 4 y 6 meses) y su modo de elaboración artesanal, cosidos con hilo y unidos en una ristra. El tomate de colgar es un producto que necesita un clima especial y aguas saladas para su producción, en este caso para obtener una gran calidad se puede cultivar en la zona costera de Alcalà de Xivert. Dentro de ella destacan las dos zonas (Alcossebre y Cap i Corp), que por clima son las mejores para su producción, conservación y gran calidad.

El tomate de colgar se recolecta durante los meses de julio hasta finales de septiembre y, una vez recolectado, se conserva perfectamente hasta mayo. Es necesario conservarlo en lugares frescos y secos, por eso una vez llega a la venta aconsejamos que no lo pongan en el frigorífico, así podrán mantenerlo en sus hogares el tiempo necesario hasta su degustación. Principalmente se utiliza para untar el pan (pa amb tomaca), también asados, fritos o en ensalada para los paladares más exigentes de un tomate.

0 comentarios

Deja una respuesta